La dosis diaria de hechos innecesariamente necesarios.
2016-04-24
No presumas tus virtudes y cualidades. Cuando presumes tu humildad, la pierdes; si presumes tu franqueza, aún no terminas por creértela; si presumes tu grandeza, te empequeñeces. La verdadera virtud, el verdadero poder, viene de ti, no de la credibilidad y aceptación del otro, por ello no es necesario que los demás se enteren y lo crean.
loading...
15 cómics dolorosamente verdaderos sobre la menstruación que sólo ellas entenderán
Lanzando una última mirada sobre la ciudad
Si viajaras en el tiempo y matarás a Hitler cuando era un niño pequeño, serías conocido como un viajero del futuro que mató a un pequeño inocente.