La dosis diaria de hechos innecesariamente necesarios.
2016-04-06

En el año 2010 Courtney Dasher, una treintañera de Los Ángeles, tuvo un encuentro que cambió por completo su vida. Se fue a un mercadillo para comprar frutas y verduras cuando, de repente, una criatura muy rara cruzó su camino. Al parecer, era un cachorro de la raza chiweniee, un cruce de perro salchicha y chihuahua, y, aunque era muy feo, Courtney desde el primer momento sintió mucho cariño por él. Resultó que el can había sido abandonado por su dueño en una carretera en San Diego y llevado al mercadillo de Los Ángeles por una protectora de animales. Sus rescatadores le contaron a Courtney que el desgraciado perrito en principo se encontraba en bastante malas condiciones y mostraba unos tics nerviosos. Su rasgo característico fueron unos dientes que le sobresalían del morro, de una manera que se veía feo y rídiculo, pero también muy simpático. Courtney decidió darle hogar y lo bautizó como Tuna. Y así empieza la historia del perrito más feo del mundo que enamoró a internet.

(1/8)

Este es el perrito  increíblemente feo
loading...
5 de julio, Día Internacional de Tocar Pechos
Este hombre crea épicas escenas exteriores sin gastar casi nada